VALENCIA, LA FIESTA

Valencia, la fiesta

Los valencianos adoramos, sentimos verdadero fervor por la fiesta y su preparación. Es como una religión. Ser ‘festero’, extrovertido, involucrado en la fiesta, lo es todo para muchos de nosotros. Y fiestas las hay para todos los gustos y edades:

  • Las internacionales Fallas de Valencia – y de cientos de otros pueblos de la Comunidad Valenciana.
  • Hogueras de San Juan, de Alicante.
  • Feria y Fiestas de la Magdalena, de Castellón.
  • Moros y Cristianos, en Alcoy (Alicante) y tantos lugares más a lo largo y ancho de la geografía valenciana.
  • El Misteri d’Elx, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.
  • La Tomatina de Bunyol.
  • Innumerables fiestas tradicionales en pueblos del interior, desde el Sexenio de Morella a la Muixeranga de Algemesí, hasta superar las 600 anuales.
  • Cabalgatas de Reyes (la de Alcoy es la más antigua de España).
  • Procesiones de Semana Santa.

La organización y participación en la fiesta recae en comisiones y asociaciones de todo tipo: fallas, hogueras, gayatas, peñas, collas, cofradías… En general, compuestas por un buen número de amigos y conocidos que se reúnen con cierta periodicidad a lo largo del año. La frecuencia e intensidad de las reuniones se incrementa a medida que se aproxima la ‘fiesta’. Hasta tal punto que sería lícito preguntarnos, ¿qué es lo que realmente disfrutamos, preparar o vivir la fiesta?

La vida social valenciana viene muy condicionada por todas estas reuniones, eventos y actos, cuyo pretexto es la preparación de la ‘fiesta’, pese a que han acabado siendo un fin en sí mismos. Sirven para la relación social, los negocios, las relaciones amorosas y, cómo no, son una feria de vanidades.

Y, por supuesto, la vida empresarial no puede vivir de espaldas a la realidad ‘festera’. Se hacen vacaciones cuando hay ‘fiestas’, pues de lo contrario la productividad y seguridad se resienten notablemente. Es el momento de mejorar la imagen, esponsorizando eventos relacionados con la fiesta como los fuegos artificiales, o sencillamente insertando publicidad en cualquiera de las numerosísimas publicaciones ‘festeras’.

Y de la fiesta hemos pasado a los grandes eventos, concebidos con un toque festivo y participativo, sin por ello perder un ápice del nivel requerido:

  • America’s Cup y Copa Louis Vuitton, en Valencia
  • Gran Premio Formula 1 de Valencia
  • Gran Premio Motociclismo, en Cheste (Valencia)
  • Castelló Masters Golf Costa Azahar
  • Volvo Ocean Race, en Alicante
  • Torneo de Tenis 500 ATP en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia

Por supuesto, a muchos les parece una indecencia y una frivolidad la ingente cantidad de recursos que se destinan a tanta fiestecita. Olvidan, tal vez, que la fiesta ha generado su propia industria: artesanos, indumentaristas, expertos de todo tipo, atavíos, telas, guarniciones, pirotecnia, viajes, hoteles, restaurantes, bares, transporte, revistas, publicidad…

Hemos llegado al punto en que de vivir las fiestas hemos pasado a no poder vivir sin las fiestas. ¡Ojalá nos acompañen y disfruten de nuestras fiestas y eventos!

Gaspar Llinares

Anuncios