CATATUMBO

CATATUMBO

El Parque Nacional Natural Catatumbo Barí, tiene una extensión territorial de 1581.25 kilómetros cuadrados, extendiéndose por el departamento de Norte de Santander. El parque conecta con el parque natural venezolano Sierra de Perijá, por lo cual el paisaje es muy quebrado y abrupto. Por la misma razón incluye ecosistemas como bosque tropical, selva y bosque nuboso.

Andrew Zavrotsky: “Murder of Science” (“El asesinato de la ciencia”)

“El libro El asesinato de la ciencia conoce la luz del mundo en los primeros meses de 1937. Su postura es abiertamente anticomunista y, sobre todo, antisoviética y antiestalinista, pero es definitivamente a favor de la ciencia, la dignidad y la libertad intelectual. Su denuncia es descarnada, directa, preocupante, precisa, intelectualmente intachable, metodológicamente impecable, prácticamente irrefutable. Algunos nombres propios se omiten y se revelan apenas con la inicial del primer nombre o del apellido del perseguido. La intención de tal discreción es tan sólo evitarle, a sus desamparados dueños, mayores penas y peores sufrimientos a manos del gobierno estalinista represivo y purgador. Colegas, científicos, catedráticos, ya sean conocidos o no personalmente por él, gente digna que no está en condiciones de abandonar la Unión Soviética, hallaron el libro de Andrew Zavrotsky un grito lejano e impotente de manifestación ante el mundo entero de su sufrimiento, de las injusticias, de las persecuciones de que son víctimas, y también un testimonio defensor a su comprensible silencio. Zavrotsky quiere dar a conocer al mundo la tragedia humana de sus connacionales y colegas y, sobre todo, la tragedia de la ciencia rusa a manos de un estado autoritario, obsesivo, cruel, radicalmente sectario, filosóficamente cerrado y científicamente unidimensional” (p. 208). Sira, 2006 “Quiso el Dr. Zavrotsky exportar como ninguno, los hechos lamentables de un sistema instituido contra el pensamiento, la libertad y las verdades de la ciencia. La Denuncia se concentra en el vandalismo y en la filosofía compulsiva oficial. El primer término para significar la ignominia y la brutalidad de la tiranía al someter a millones de personas a las cámaras de tortura y a los incontables mártires principalmente jóvenes, dedicados a trabajos forzados en campos de concentración (…) La compulsión filosófica como forma de esclavitud espiritual, la ve Zavrotsky con gran profundidad, confrontando al materialismo dialéctico por controlar la libertad de pensamiento y de opinión (…) En el combate al lavado cerebral y a los principios comunistas, el texto exige la libertad del investigador ante la hegemonía ideológica y en su concepción matemática, reclama principalmente a Hegel una aplicación muy superficial al inculcar conceptos de filosofía y sociología, que desvirtúan a la ciencia.

Las evidencias recogidas se refieren a la corrupción, a la escolástica revivida, la destrucción de las instituciones científicas (…) Son incontables los casos de persecución a los investigadores porque sus resultados no se ajustaban al materialismo (…) La adaptación de los científicos los conducía a ceder para formar una clase privilegiada y libre de las tarjetas de racionamiento, como suplir sus necesidades esenciales. La vigencia del estado soviético comunista configuró una ciencia decadente, sometida, estatizada, insidiosa, mentalizada, comprometida sólo con la revolución, creando una generación de investigadores perseguidos y aterrorizados que se convirtieron en héroes civiles. Al Dr. Andrés Zavrotsky; este sufrimiento lo acompañó en silencio toda su vida y no lo quiso compartir. Con el tema a la orden del día, en reconocimiento al autor, creemos necesaria la traducción del libro, por su valor histórico, formador de conciencias y su publicación debe hacerla la Universidad, en respeto a la libertad de pensar sin opresión”. Lobo Quintero, 2007

Andrés Zavrotsky

Un significativo episodio en la Historia de la Matemática se traza con la vida académica y personal del profesor Andrés Zavrotsky (San Petersburgo, 1904-1995), quien desde Europa y Asia llega a Mérida, Venezuela, a principio de los años 1950 para formar parte de la Universidad de Los Andes hasta el final de sus días.

Para 1924, tras la muerte de Lenin, Stalin asume el poder y la ciencia comienza a sentir con mayor severidad los cambios orientados por el Materialismo Dialéctico (base filosófica del comunismo marxista-leninista).

En Shangai consigue apoyo para traducir su libro “El asesinato de la ciencia”, de ruso a inglés. También, ejerció la docencia en el Centro técnico Superior de la Concesión Francesa de Shangai (Análisis Matemático y Geometría Analítica).

Para Lobo Quintero (2004) Zavrotsky fue un “investigador multifacético, ya sea del pensamiento de Galileo, la vida de las abejas, la teoría del potencial, los integradores eléctricos, las cónicas osciladoras, la cuarta dimensión, el fenómeno del Catatumbo o la erosión en Mérida”.

Igualmente, Morales (1997) resalta el interés del profesor Zavrotsky por las aplicaciones de la matemática a las ciencias naturales, así como con por el conocimiento científico general. “A diferencia de la mayoría de los científicos actuales, el Profesor Andrés Zavrotsky fue formado en la vieja tradición del conocimiento universal” (p. 70), afirma.

“Era un apasionado de las literaturas orientales y occidentales; conocía de memoria la Divina Comedia en italiano antiguo y fue un gran estudioso de la cuarta dimensión, habiendo publicado un trabajo en japonés titulado Sizigen eíga no kannen, sobre una idea de un cinematógrafo de cuatro dimensiones. Escribió trabajos también sobre la Resolución de las Ecuaciones Cúbicas y de Quinto Grado; Integrales Seudoelípticas, Estadística, Geometría de los Números e lntegradores Eléctricos de Ecuaciones Diferenciales. También escribió sobre el problema del tránsito en Londres; el Centro de Gravedad Demográfico de Venezuela; las Propiedades Focales de las Cónicas y la Paradoja de Bertrand Rusell” (Chalbaud Zerpa, 2000).

Sira (1997) apunta que otro de sus objetos de estudio fue el Relámpago del Catatumbo:

Realizó expediciones en compañía de otros profesores de la facultad con el fin de precisar las coordenadas geográficas del fenómeno. Era aquella una época en la que el financiamiento a las actividades de investigación brillaba por su ausencia y muchos de los gastos corrían por cuenta del interesado. En esta investigación en particular habría de encontrarse con las penurias personales de tener que acampar a cielo abierto, en medio de la región pantanosa donde se sucede el fenómeno (…) En sus últimos años reclamaba con cierta vehemencia la necesidad de continuar indagando sobre los muchos temas de investigación que él iniciara durante su vida activa. (p. 52)

Según Jelambi (1988), aún cuando existen diversidad de leyendas y teorías en torno al origen de este fenómeno, la explicación científica reporta:

Se trata de corrientes de aire frío que bajan de nuestras altas fontanas andinas hacia el Lago, y se encuentran con corrientes ascendentes calientes, ambas cargadas de vapor de agua originado en el Lago y sobre todo en la zona de pantanos al oeste del mismo, de muy poco fondo y por consiguiente de intensa evaporación; las ciénagas Juan Manuel de Aguas Claras y Juan Manuel de Aguas Negras. Luego se producen nubes con cargas eléctricas diferentes que originan periódicamente rayos, truenos y por consiguiente el célebre Relámpago del Catatumbo, muy visible en las noches tranquilas y sin luna.

Zavrotsky (1975) menciona que este “fenómeno atmosférico visible en una vasta región del Occidente venezolano” (p. 15) fue estudiado por Alejandro de Humboldt, Adolph Ernst, Agustín Codazzi, cada cual con diferentes hipótesis para explicarlo. En los años 1960, junto a un grupo interdisciplinario de investigadores, continúa con esta tarea, conciente de no contar con el equipo técnico necesario para resolver el problema en su totalidad, pero interesado en aportar resultados interesantes que estimularan a otros a completar el estudio con aparatos más avanzados.

Tras el estudio topográfico (determinar el epicentro exacto de los fenómenos lumínicos), espectroscópico (análisis del espectro de la luz emitida), electroscópico (medición de la intensidad de la descarga eléctrica, en caso de haberla), geológico (exploración de posibles yacimientos de minas) y meteorológico (medición de la dirección y velocidad del viento, humedad del aire); deducen que el fenómeno es: una especie de tormenta permanente, propia de cierta región de Venezuela de índole especialmente eléctrica, conclusión que concuerda admirablemente con las ideas de Humboldt (…) Resta por determinar las características físicas de la cuenca del río Catatumbo que sean propicias para que se produzca el fenómeno en referencia: si se debe al roce de aire frío y caliente respectivamente (Alfredo Jahn); o una descarga eléctrica localizada y continua en esta zona a causa de la ionización determinada por vapores radioactivos que suben desde la laguna (…) o a otras causas.

Nos parece poco factible el atribuir el Faro del Catatumbo a la presencia de los yacimientos de petróleo, aunque sea por la consideración trivial de que algunas regiones en el oriente de Venezuela son casi tan ricas en Petróleo como el estado Zulia, pero no hemos oído de nada semejante al Faro del Catatumbo allí: posiblemente porque aquella región (el Oriente) es más seca, en marcado contraste con la gran ciénaga al oeste del Lago de Maracaibo. Más natural sería sospechar la presencia de las sustancias radioactivas bajo el suelo ¡tal vez el Uranio! (p. 31)

– Jelambi, O (1988). El Relámpago del Catatumbo. Boletín informativo de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, Biblioteca “Alfredo Jahn”, No. 56, segundo trimestre 1988. p. 2

– Zavrotsky, A. (1975). El nivel actual de los conocimientos acerca del “Faro del Catatumbo”. En Revista Forestal Venezolana, enero-diciembre 1975, Facultad de Ciencias Forestales ULA, Mérida, Venezuela, PP. 15-36

– Lope de Vega, “La Dragontea” (1597) Poema épico.

– Alexander Humboldt…

Gaspar Llinares

 

Anuncios