HERD BEHAVIOUR

HERD BEHAVIOUR

¿Hasta cuando…?

El comportamiento de rebaño o de manada – herd behaviour – también denominado comportamiento gregario, es un concepto que describe el escenario en que los individuos de un grupo pueden actuar juntos sin una dirección planificada. Explica determinados comportamientos irracionales de los mercados económicos, como por ejemplo los que favorecen la formación de burbujas de activos. Aunque este concepto es ampliable a otros campos del comportamiento humano, además del económico.

 

Los políticos saben mucho de esto, tanto los dictadores y sátrapas como los dirigentes de las democracias más avanzadas. Todos procuran atraerse el favor de las masas, el voto útil, el voto del miedo, el voto codicioso de los que quieren conservar su pensión o prebenda…

Herd Behaviour es la estupidez colectivizada, que nos hace vulnerables a depredadores sin escrúpulos.

¿Por qué consentimos que a quienes investimos con todos los derechos rehuyan todos sus deberes y responsabilidades? ¿Por qué tienen que comer gratis total en los mejores restaurantes, u ocupar siempre las primeras filas sin abonar su entrada, o desplazarse en primera clase sin abonar importe alguno e incluso echarnos de nuestro asiento religiosamente pagado? Es muy discutible que la presencia de un alto cargo añada algo a un acto artístico, deportivo o festivo, por citar algunos casos. Salvo, claro está, aquellos actos de alto contenido institucional, que necesariamente son protagonizados por ellos. Pero estos últimos son los menos.

¿Por qué hemos de pagar la publicidad – autobombo – que se hacen los cargos públicos en los medios de comunicación? Que después hace que estos medios sean cautivos de la propaganda de las instituciones que encubiertamente – o descaradamente – los financian, atiborrándonos de noticias, generadas por sus gabinetes de prensa, que apenas nos interesan.

Ahora intentan seducirnos a través de las redes sociales, con escaso resultado por el momento: ¿Qué político ha logrado que le sigan todos los afiliados de su propio partido?

El éxito de las redes sociales, los blogs y los medios digitales es el fracaso de los medios de comunicación clásicos, oficialistas: sus relatos ya no interesan. No son originales: leer una noticia en un medio es como haberlos leído todos. Y sus opiniones ya no merecen nuestro crédito. Siempre dicen lo mismo. Se repiten cansinamente… Pronto, solo los leerán quienes no accedan a Internet, y sus gabinetes de prensa, estos últimos para autojustificarse.

El adoctrinamiento de las masas, con el fin de provocar conductas de rebaño, ya no es tan viable con las nuevas formas de comunicación. Cada uno selecciona a quién sigue en Twitter, qué amigos tiene en Facebook o qué páginas le gustan, qué Blog le interesa, qué medio digital vale la pena mirar… Y va borrando de su lista lo que no le conviene, lo que es una pérdida de tiempo.

¿Se conformarán con esta situación los diseñadores o beneficiarios del herd behaviour? Seguro que no. Intentarán todo tipo de artimañas, desde malware y spam hasta sistemas sofisticados para hacernos llegar sus pulsiones corruptas. Pero están muy preocupados!!!! Tanta libertad individual de expresión y comunicación es algo con lo que nunca han contado, y no saben cómo contrarrestarlo… todavía. Seamos inteligentes y luchemos por ello, seamos cada vez más selectivos en nuestra elección de fuentes de información.

Y las grandes marcas… ¿dónde invertirán en publicidad? ¿En unas emisoras de TV o radio que cada vez atraen menos audiencia? ¿En una prensa escrita que cada vez leen menos personas, y estas cada vez con menos detenimiento? Es evidente que a las empresas que miden audiencias tampoco les interesa esta situación, y quizás la enmascaren por un tiempo, mientras puedan. Pero el mundo de la empresa exige resultados, y la publicidad ha de generar retorno económico. Aunque sin impactos no hay retorno. Dejemos de visitar – de ‘clicar’ – lo que no nos interesa, lo que no deseamos favorecer. Ejerzamos nuestra libre individualidad.

¿Volveremos a las vallas publicitarias y a las promociones a pie de tienda? No es descartable. Pero, sobretodo, habrá un trasvase de recursos hacia las nuevas empresas y operadores tecnológicos del campo de la comunicación. A quienes ofrezcan informaciones y opiniones genuinamente interesantes. A quienes aúnen calidad, autenticidad y veracidad en sus contenidos.

Gaspar Llinares

Anuncios