CASTELLÓN PIERDE AL MES 100 MILLONES DE EUROS EN CRÉDITOS

Los créditos concedidos en la provincia de Castellón, según el Banco de España, no han dejado de descender desde su máximo histórico de septiembre de 2008: desde 26.207 M€ hasta 22.313 M€ en diciembre de 2011. Un descenso total de 3.894 millones de euros en 39 meses, es decir, unos 100 millones de euros mensuales.

Los créditos concedidos en la provincia de Castellón, según el Banco de España, ascencían a 26.207 M€ en septiembre de 2008. A 31 de diciembre de 2009, eran 25.398M€, de los cuales 436 M€ AAPP (1,7%) y 24.962 M€ al sector privado (98,3%). En junio de 2011 eran 23.086 M€. A 31 de diciembre de 2011 ascendían a 22.313 M€, de los cuales 440 M€ AAPP (2,0%) y 21.873 M€ al sector privado (98,0%). Un descenso total de 3.894M€ (15%) en 39 meses, es decir, 99,85 M€ (0,45%) mensuales.

Los depósitos en la provincia de Castellón según el Banco de España, a 31 de diciembre de 2009, eran 12.302 M€, de los cuales 301 M€ AAPP (2,4%) y 12.001 M€ del sector privado (97,6%). A 31 de diciembre de 2010 eran 12.420 M€. A 31 de diciembre de 2011 ascendían a 12.624 M€, de los cuales 207 M€ AAPP (2,4%) y 12.417M€ del sector privado (97,6%), de los cuales 8.018 M€ (64%) son depósitos a plazo. Un ascenso total de 322 M€ (2,5%) en 24 meses, es decir, unos 12 M€ (0,1%) mensuales.

En definitiva, los datos muestran que no solo está cerrado el crédito, sino que es menguante. Sin crédito es difícil la creación de empresas, y si este decrece, inevitablemente desaparecerán o se contraerán las empresas existentes. Que es lo que ha estado sucediendo, con las obvias consecuencias sobre el empleo.

A grosso modo, incluso podría establecerse una correlación entre el descenso del crédito y el aumento del desempleo en nuestra provincia de Castellón: cada millón de euros de disminución de crédito equivaldría a la desaparición de más de 10 puestos de trabajo. Por consiguiente, la disminución de crédito de 100 millones de euros mensuales supondría la desaparición de más de 1.000 empleos cada mes. Que, con los altibajos estacionales del mercado laboral, es la tendencia que hemos venido observando durante estos años de crisis.

Estas conclusiones coinciden con lo que señala la inmensa mayoría de expertos, que la presente crisis es sistémica: mientras no se solucionen las incertidumbres subyacentes del sistema financiero, no saldremos de la crisis. En otras palabras, si el sistema financiero no está completamente saneado no hay crédito, y sin crédito hay crisis… Las medidas de estímulo deberían dirigirse, pues, en esta dirección, la del aumento del crédito a empresas y emprendedores. Por las vías en que sea factible, financieras o no. Ni subvenciones, ni incentivos… “It’s credit, stupid!”

Gaspar Llinares

Anuncios