XOOWMAGAZINEPARTY75 11/09/2020, 1WTC

XOOWMAGAZINEPARTY75 11/09/2020, 1WTC

Floor 102 – Observation Deck – One World Trade Center, Lower Manhattan, New York, USA. Con mi gran amigo Max, que una vez más nos sorprende con una puesta en escena apabullante, y con la Gran Manzana a nuestros pies. La singladura de XOOWMAGAZINE ya ha alcanzado el #75, el diamante, 150 meses de entusiasmo imparable y contagioso.

Todo ha cambiado desde 2008, cuando el ambicioso proyecto de Max comenzó a materializarse tras una sofisticada incubación, milagrosa si tenemos en cuenta las insondables limitaciones de la raza humana. Ahora, en esta fecha y lugar emblemáticos, como homenaje esperanzado a quienes la muerte subrepticiamente arrebató mientras desarrollaban trabajos y actividades mucho más sofisticadas que la mayoría de sus congéneres, a años luz de la estulticia de las mentes lobotomizadas de quienes perpetraron la inolvidable atrocidad. El pasado no volverá.

Entonces el mundo comenzó a agrietarse, cambios que la Gran Recesión aceleró hasta hacerlos casi insoportables. Pero que, vistos en perspectiva, eran mucho más necesarios de lo que pudiera parecer, imprescindibles.

Recuerdo lo que decía, en los albores de la década, el estadounidense – Nobel de Economía 2011 – Thomas Sargent: La necesidad de un país de pagar sus deudas y devolver los préstamos puede llegar a ejercer cambios sobre su Gobierno e incluso llevar a ceder parte de su soberanía. También señalaba respecto a las agencias de calificación que deberíamos saber quién las paga o a qué responden sus calificaciones, y que los inversores necesitan saber a qué responde esa evaluación que realizan, algo que no están haciendo.

Podría efectuar muchas más citas relevantes, muchas de las cuales estarán en la mente de la mayoría. Pero se han escrito ríos de tinta y ya estamos saturados, lo que importa es mirar al presente con alegría en el corazón. En todo caso, recrearnos en las cosas buenas del pasado, sobretodo las que nos hacen vislumbrar el porvenir con ilusión y confianza.

En la primera etapa de XOOWMAGAZINE, que podemos cifrar hasta su número 25 – mayo de 2012 – lanzamos numerosos avisos para navegantes. Para que nadie tuviera dudas de donde venían los problemas y hacia donde íbamos. Con editoriales del inefable Max y artículos de opinión quizás catárticos y rompedores. Pero la realidad aún los ha superado en más de una ocasión. Por cierto, nuestro buen amigo Roberto – macroeconomista donde los haya – está aquí disfrutando de las vistas – me refiero a las exhuberantes modelos, no a la inigualable panorámica neoyorquina – con una de sus gloriosas camisas que dan fe de sus añoranzas moscovitas, o de la extinta Unión Soviética, ¿quién sabe?

En la segunda etapa – números 26 al 50, julio de 2016 – XOOWMAGAZINE se centró en lanzar mensajes positivos, pero sin renunciar a la profundidad de sus planteamientos. Mejorando aún más contenidos, con una maquetación espectacular, siempre vanguardista. Es cuando se produjo la gran Migración Digital, no solo en nuestro caso, sino a nivel prácticamente global. Los nuevos dispositivos tecnológicos, en una carrera imparable alentada por la crisis, así como las redes sociales y otras iniciativas de software, impulsan una realidad mediática dramáticamente diferente, inédita. Aún así, mantuvimos la edición en papel, pues hasta en eso somos distintos del resto…

Es cuando asistimos a la consolidación de Shanghai como segunda plaza económica mundial, espejo de Nueva York, a la vez que al craqueo de la City londinense, arrastrada por sus múltiples contradicciones y la suma contrapuesta de intereses inconfesables. Las restantes plazas económicas pasan a ser secundarias, regionales. Y digo plazas económicas y no financieras, pues los cambios en el sistema han sido de tal calado que los aspectos financieros, sin haber desaparecido, han quedado relegados frente al auge de la economía real, la que verdaderamente importa a cada individuo del planeta. No digo que nos hayamos instalado en el buenismo, ni mucho menos, sino en una realidad algo más sensata, manejable.

La planta de observación del edificio 1WTC está prácticamente abarrotada, con amigos llegados desde todo el orbe, y también algunas celebrities, que todo tiene su lugar. Muchos son adeptos a los célebres XOOWMAGAZINEPARTY desde el principio, formando parte de nuestra gran familia, en la que se han entretejido tantos proyectos y relaciones interempresariales, y también humanas, que es lo que importa. Pues el siglo XXI es el siglo de la individualidad, así como el siglo XX lo fue de las masas.

En nuestra tercera etapa – números 51 al 75 actual – asistimos al verdadero final de la Gran Recesión, que ha dejado en evidencia la escasa talla y nivel de nuestros dirigentes políticos, en todas partes y a todos los niveles. Quizás el estamento donde la meritocracia haya estado más ausente, superada por el cortoplacismo, oportunismo, compadreo, y un larguísimo etcétera que todos conocemos.

Para este evento de diamante – el 75 – se ha preparado una edición Antique, en material de la máxima calidad, como se imprimía a principios de la década, aunque sin renunciar a guiños futuristas. Por supuesto, Max apretará el famoso botón ‘X’ que hará que la revista aparezca a la vez en todos nuestros dispositivos portátiles, así como en los de los amigos que nos sigan a distancia.

Ya hace años que la prosperidad mundial es un hecho, así como la bipolarización USA-China. Europa, al no disponer de un verdadero ejército ni de una verdadera unión soberana, se ha visto relegada a un papel secundario, pese a sus avances y a la total adhesión – casi rendición – del Reino Unido. Rusia, por su parte, con la problemática de las mafias – de origen más antiguo de lo que pueda parecer, tan vinculadas a Israel – mantiene recelos mutuos con Europa, su destino natural, mientras observa con creciente temor el ingente poder de su vecino oriental. China, pese a las convulsiones económicas sufridas, ha mantenido su incalificable régimen político basado en la cooptación, paradójicamente opaco y abierto al exterior al mismo tiempo. Pero la producción industrial se ha estado desplazando a los países más desfavorecidos de Asia y África, lo que está generando su definitiva incorporación a la economía global. Estados Unidos sigue mandando en su continente, América, como prueba la dolarización a la que ya casi nadie se opone. La fragilidad europea, más la creciente dilución de los ‘lazos especiales’ con Gran Bretaña – y de esta con sus excolonias – y la indefinición rusa, han hecho que se estrechen aún más los lazos EEUU-Europa. Persiste, por último, la inestabilidad islámica y la delincuencia organizada.

Desde luego, la humanidad tiene grandes retos por delante, como la completa resolución del problema energético, que tanto afecta a la economía y a la movilidad de las personas, así como al medio ambiente, pese a los espectaculares avances de los últimos años. Pero el comercio mundial florece como nunca antes en la historia, así como el arte, la cultura, la educación y la atención sanitaria y a los desfavorecidos.

Bueno, les dejo, que no me quiero perderme el show, el XOOW. Max me ha dicho que va a impactar – ¡siempre consigue sorprenderme! – pero no ha querido desvelar ningún otro detalle. El fin de fiesta me ha dicho que será espectacular, ¡nivell 1! ¡Espero que puedan disfrutarlo conmigo!

Gaspar Llinares

Anuncios