LA HORA DE LOS TORPES

torpeLas últimas elecciones han demostrado el hartazgo de los votantes por los casos de corrupción, si bien las opciones alternativas han demostrado estar copadas por políticos incompetentes, trepas, oportunistas, irresponsables, torpes. ¿O no es torpe quien promete con vehemencia una cosa que luego se da cuenta que es imposible cumplir en la práctica? Como lo del salario universal… Es la hora de los torpes.

Ahora tenemos pijo-comunistas y radikal-moderados, entre otra fauna política de discutible utilidad para el país. Esperemos que su no-idea de nación no acabe dinamitando la convivencia de tantos siglos.

Nadie defiende los comportamientos corruptos, por muy arraigados que estén en la psique humana. Pero lo que se nos ha venido encima es una avalancha de políticos cuyas torpezas y zafiedades llenan los titulares de prensa. Al principio hacían hasta algo de gracia. Pero, claro, con las cosas de comer no se juega… Ni con las del Espíritu, so pretexto de un laicismo militante que no casa ni con los preceptos constitucionales ni con el sentido común.

Tendremos que apechugar con esta tropa de torpes electos durante unos años. Como ya nos pasó con ZP, de infausto recuerdo incluso para los de su propio partido, que lo evitan hasta en los mítines.

De momento no han salido nuevos casos de corrupción, que todo se andará. Pero sí que ha habido colocación de familiares y amigos, como el marido de Ada Colau o el sobrino de Manuela Carmena. Así como rasgos dictatoriales, como pretender criticar la labor de la prensa desde el ayuntamiento de Madrid.

En fin, habrá que seguir de cerca a esta tropa, para intentar acotar sus desmanes. Pero su legado ya se apunta en el horizonte: toda una legislatura marcada por la torpeza. ¡Ojalá todo esto no sea más que una falsa alarma!

Gaspar Llinares

Anuncios