DE LA FARSA AL FRACASO

farsaPrimero fue la tragedia -1934- y luego la farsa. El fracaso, con su amargo sabor y su inconfundible aroma se ha enseñoreado de una sociedad antaño tenida por seria e incluso opulenta. Los intentos para camuflar tamaño despropósito son patéticos por inoportunos y fútiles; pero los políticos no conocen apenas virtud alguna, despreciando todo aquello que no convenga a sus metas cortoplacistas. Es un espectáculo nauseabundo, que produce vergüenza ajena. Sigue leyendo

Anuncios

REDENCIÓN

He conocido personas que, en un momento de su vida, pasada ya la juventud, se han descarriado. Es decir, han comenzado a hacer maldades. Desde luego, evitando ponerse fuera de la ley; pero maldades al fin y al cabo. Hechos difícilmente probables o escasamente reprobados e incluso alentados por determinados segmentos sociales. Como, por ejemplo, el ataque a la reputación de otras personas, generalmente basado en la indefensión del prójimo y la desmesura. Lamentablemente, se podrían poner ejemplos ad infinitum. Sigue leyendo

UN BATIBURRILLO SIN SENY

No deja de ser paradójico que, mientras las posiciones políticas se radicalizan en Cataluña hasta extremos insospechados, el posicionamiento de sus homólogos vascos camine por unas vías de sensatez y sosiego hasta hace poco impensable. Quizás se cumpla el proverbio: “Cuando las barbas de tu vecino veas quemar…” Y los vascos hayan pensado que ya estaba bien de que fueran siempre sus barbas las que olían a chamusquina. Sigue leyendo

EL PENSAMIENTO MÁGICO EN POLÍTICA

magico

El pensamiento mágico es lo contrario del pensamiento lógico. Atribuye relaciones causales entre acciones y eventos no conectados entre sí, que el consenso científico no acepta como válidas. El pensamiento mágico genera la creencia errónea de que los propios pensamientos, palabras u obras causarán o evitarán un hecho concreto de un modo que desafía las leyes de causa y efecto comúnmente aceptadas. Sigue leyendo

LO QUE DE VERDAD PREOCUPA A LA GENTE

Y LOS POLÍTICOS SE PASAN POR EL ARCO DEL TRIUNFO

amigosLos políticos van por un lado y la gente –la sociedad civil– va por otro, por más numeritos o gestos que hagan algunos, sobre todo los recién llegados a la vida pública. Hay una sensación apabullante de que los políticos pasan, o directamente ignoran lo que preocupa a todo el mundo: el paro, las pensiones, el recibo de la luz, los precios de los alimentos, lo que nos roban los bancos a base de comisiones y otras argucias, los salarios tan bajos, los contratos temporales encadenados, la mendicidad, la delincuencia… Un larguísimo etcétera que no se acaba nunca, que traduce en realidades concretas aquello de que vivimos en un “valle de lágrimas”. Sigue leyendo

LA FALACIA DEL PROGRESISMO

mafaldaLa palabra progreso –siempre con el progresismo en el trasfondo– es, quizás, una de las más empleadas por la izquierda política. Pues, ¿quién puede estar contra el progreso? En realidad, nadie, so pena de ser tildado de retrógrado e inmovilista, epítetos que a nadie agradan. Pero, en realidad, el empleo del término “progreso” por parte de la izquierda política encierra una inmensa falacia, un enorme engaño, una calculada y diabólica ambigüedad cimentada en la corrección política imperante. Sigue leyendo

LA HORA DE LOS TORPES

torpeLas últimas elecciones han demostrado el hartazgo de los votantes por los casos de corrupción, si bien las opciones alternativas han demostrado estar copadas por políticos incompetentes, trepas, oportunistas, irresponsables, torpes. ¿O no es torpe quien promete con vehemencia una cosa que luego se da cuenta que es imposible cumplir en la práctica? Como lo del salario universal… Es la hora de los torpes. Sigue leyendo