Futuros

Bienvenido a este blog.

Mi nombre es Gaspar Llinares.

Mi interés por la prospectiva -estudios estratégicos del futuro- comenzó mucho tiempo atrás y siempre lo he fomentado. He visto a lo largo de los años que las técnicas predictivas del futuro también han crecido y se han vuelto más sofisticadas y confiables.

El futurismo -o prospectiva- es por naturaleza probabilístico y en un momento dado hay varios escenarios en ejecución. También sería justo decir que los seres humanos están sujetos a grados de determinismo. Hay una interacción entre estos determinismos de diverso grado que crean patrones de comportamiento que muestran los posibles caminos futuros.

A pesar de estos determinismos, sin embargo, los seres humanos tienen libre albedrío y la capacidad de superar los obstáculos y las circunstancias de su existencia. Con la difusión de mi trabajo pretendo ayudar a las personas a entender el presente, comprender el pasado y planear el futuro con el fin de que puedan superar los determinismos de sus vidas.

Uno de los principales impulsores de estas predicciones es el principio fundamental: “el estado de ánimo social impulsa los eventos sociales”. La mayoría de la gente tiene la percepción de que es al revés, pero cuando usted realmente consiga ver que el estado de ánimo social es el que determina los eventos sociales, surgirá todo tipo de posibilidades para la predicción.

En particular, es de justicia mencionar a dos personas que han contribuido al avance científico de la visión futurística, el primero es Ralph Elliott, quien en la década de 1930 descubrió que los precios de mercado y valores tenían tendencia inversa en patrones reconocibles. El segundo es Robert Prechter Jr., quien tomó el trabajo de Elliott y fue capaz de elaborarlo y desarrollarlo en la década de 1990, en la nueva ciencia emergente: Socionomics.

Partiendo de esta premisa central de que “el estado de ánimo social impulsa los eventos sociales” se aplican técnicas rigurosas de modelado y análisis estadístico, a partir de las cuales se forman las predicciones. Además de Socionomics, también se emplean las herramientas técnicas de los mercados financieros, la teoría de juegos y otras herramientas estándar de la prospectiva para definir las predicciones.

No estemos tan interesados en los acontecimientos del día a día que se leen en los periódicos -la espuma y las burbujas de los acontecimientos mundiales-, excepto como una mera confirmación de las tendencias emergentes. Al definir una tendencia, somos capaces de predecir con diversos grados de probabilidad que vayan a suceder ciertos tipos de eventos. Eso significa que no predecimos grandes acontecimientos no humanos, como los desastres naturales, muertes o los acontecimientos que ocurren en la vida de los individuos. Lo importante para nosotros es la tendencia a la que las personas, las naciones y los eventos se dirigen, y los determinismos que les dan forma y modelan.

Por último, es mi esperanza que si hacemos predicciones exactas que ilustren algunas de las locuras de la humanidad, tal vez, solo tal vez, la humanidad pueda evitar la repetición de la historia con sus guerras, pobreza y sufrimiento. Entonces, quizás la humanidad pueda desarrollar todo su potencial y el sufrimiento pase a ser una cosa del pasado.

Gracias por emplear su tiempo en examinar este blog. Espero que lo encuentre informativo, esclarecedor y digno de su interés.

Anuncios