¿POR QUÉ TENÍA QUE SUCEDER?

¿Por qué tenía que suceder?

El cómo y el cuándo son generalmente más fáciles de describir, pero el por qué siempre es en extremo difícil. Economistas, historiadores y políticos discutirán sobre el por qué, y no sólo años o décadas, sino ¡durante siglos! En retrospectiva, parecerá que los últimos 20 años – más o menos – hayan sido como una especie de ilusión. La gente del futuro mirará hacia atrás, a este momento presente, y se preguntará “¿cómo pudo haber pasado?”
Hay muchas formas diferentes de ver por qué el Drama de 5 Actos tenía que suceder, pero por el momento podemos examinar tres razones por las cuales la gran depresión del siglo XXI tuvo que ocurrir. En primer lugar, si lo miramos desde un punto de vista puramente macroeconómico, podemos decir que desde aproximadamente 1992, las tasas de interés mundiales se mantuvieron artificialmente bajas, lo que estableció el ambiente para una burbuja de activos financieros de proporciones sin precedentes. A partir de mediados de la década de 1980, también se observa que el crecimiento económico en la mayoría de las economías occidentales se está financiando a través de la expansión del crédito masivo.
En la teoría económica detrás de los ciclos económicos, siempre se llega a la conclusión de que todas las burbujas de activos acaban por estallar y los precios de los activos regresan al nivel de precio en que la burbuja comenzó. Sobre esta base podemos predecir el retorno de los valores de los activos financieros a cerca de los niveles de 1992.
Algunas predicciones típicas incluyen que el índice Dow Jones cae por debajo de 2342, S & P500 por debajo de 291, el oro cae por debajo de US$700/oz, la plata por debajo de US$ 5.00/oz, los precios inmobiliarios a preniveles de 1992 y el petróleo a US$ 12,00 por barril. Estas cifras parecen irracionales a la luz de los niveles de precios actuales y el entorno económico que estamos experimentando en el momento de escribir este artículo.
En segundo término podemos ver “por qué tenía que suceder” al analizar los ciclos económicos que discurren a través de la vida de una economía. En particular, muchas de las economías occidentales han completado una fase de crecimiento de su ciclo de vida económica y han entrado en una fase prolongada de contracción económica. Algunas de estas economías, a saber, el Reino Unido, las economías más Europeas, Japón, China y los EEUU están viendo la interacción de varios niveles de actividad del ciclo económico que se unen dando lugar a la fase de contracción grande en la que estamos entrando. Por ejemplo, si nos fijamos en el Reino Unido, podemos ver que concluyen varios ciclos económicos que se remontan hasta el comienzo de la revolución industrial.
Cuando examinamos los ciclos económicos de los diferentes países, podemos ver que algunos países no son tan afectados como otros. De hecho, algunos países apenas se darán cuenta de la gran contracción que experimentará la mayoría de las economías occidentales. Cabe destacar que India se destaca como una economía que llevará a cabo su propio avance mientras los demás se contraen. Lo mismo cabe decir de Singapur y Australia.
Por último el tercer aspecto, que podemos ver que tiene un gran impacto en la profundidad y gravedad de esta fase de contracción, es el nivel de interferencia y manipulación de los políticos y burócratas en el proceso del mercado. En la arrogancia de los buenos tiempos de finales de los 1990 y mediados de los 2000, muchos políticos y burócratas alardearon de que ellos tenían las manos con firmeza en las palancas y los resortes de la economía. De hecho, la excesiva regulación y participación en los procesos del mercado, combinada con una falta de comprensión de las consecuencias de sus acciones, lenta pero inexorablemente conducirá en los próximos 5 a 10 años a un alto nivel de sufrimiento para muchas personas.
Algunos de estos factores incluyen las tasas de interés artificialmente bajas, induciendo un ciclo económico inflacionario inducido por el crédito fácil. Ahora los gobiernos consumen una mayor proporción del PIB, que resulta en el desperdicio y la apropiación indebida. La monopolización por las agencias gubernamentales del proceso de impresión de dinero es otro factor, y la capacidad del Estado para asumir la deuda en nombre de sus ciudadanos, otro más. Probablemente, el más peligroso de todos los cambios fue la decisión del presidente Nixon de repudiar totalmente el patrón oro, ya enfermo en 1971. Al respaldar plenamente el dinero fiduciario, los políticos y los burócratas se desligaron de cualquier responsabilidad de tener una reserva de valor natural para respaldar el dinero. Eran libres para inflacionar y endeudarse sin restricciones. Desde entonces, la oferta de dinero y la deuda ha crecido, y como resultado la confiscación de la riqueza a través de la inflación y de un aumento masivo del endeudamiento de los gobiernos y la gente de todo el mundo.
Verdaderamente, el crecimiento económico en los últimos treinta años se ha financiado a través de la expansión del crédito. En la actualidad vemos que la Reserva Federal de EEUU acaba de aprobar su tercer programa de flexibilización cuantitativa (septiembre de 2012), el cual no es sino un programa de alivio porque la economía de EEUU no está recuperándose como se esperaba. Se muestra escasa preocupación por la pérdida de los ahorros reales, necesarios para la recuperación de la economía – devaluados por el bombeo de la oferta de dinero y erosionados por actividades especulativas no productivas. Al mismo tiempo, hemos sido testigos de una regulación excesiva en la vida de las personas, con la consiguiente pérdida de libertades civiles.
La ironía es que los políticos y burócratas en ningún momento han entonado “mea culpa” por las decisiones que han tomado. Esta falta de rendición de cuentas creará ira, y el resentimiento masivo de los pueblos de todo el mundo en respuesta a la caída que viene de la actividad económica y los niveles resultantes de desempleo. El ambiente social, que ha sido intermitentemente deteriorado en los últimos 10 años, está a punto de volverse muy malo. El estado de ánimo social seguirá deteriorándose hasta que la ansiada recuperación tenga lugar.

Peter Twigg at http://emergingevents.com/

Anuncios